El A-E-I-O-U del estudio bíblico - Aviva Nuestros Corazones

BLOG

Artículo de Nancy DeMoss Wolgemuth para Aviva Nuestros Corazones.

Hoy queremos compartir contigo un método sencillo que te ayudará a sacar más provecho de tu estudio bíblico. ¡Tan simple como aprender las vocales!

DESCARGA EL FREEBIE AQUÍ

«A» — Averigua:

A medida que vas leyendo la Palabra de Dios, inicia un proceso de averiguar y preguntarte aspectos como los siguientes:

  •  ¿Qué dice este pasaje?
  •  ¿Qué significa este pasaje?
  •  ¿Quién escribió este libro?
  •  ¿Quién dijo esto en ese pasaje?
  •  ¿Acerca de quién se habla?
  •  ¿A quién se le hablaba en ese pasaje?
  •  ¿Qué sucedió?
  •  ¿Cuáles fueron los principales eventos?
  •  ¿Cuáles son las ideas centrales?
  •  ¿Cuál es el tema principal del pasaje?
  •  ¿Cuándo fue escrito?
  •  ¿En qué momento ocurrieron estos eventos?
  •  ¿Por qué se escribió?
  •  ¿Por qué se dijo eso?
  •  ¿Qué significa eso?
  •  ¿Dónde sucedió?

«E» — Enfatiza las palabras y las frases clave:

Busca un versículo clave en el capítulo que hayas leído que capture el corazón del pasaje. Busca palabras claves, patrones, y palabras o frases repetidas, para que puedas observar en qué se hace énfasis en el capítulo, libro o pasaje. 

«I» —  Incluye un resumen de lo que has entendido

Con tus propias palabras, escribe un breve resumen o tu visión del pasaje que acabas de leer. ¿De qué se trataba? Incluye los principales puntos. Esto te ayudará a meditar y a pensar acerca del pasaje.

«O» — Otras citas relacionadas de las Escrituras.

Observemos otras citas bíblicas relacionadas. Hay dos herramientas que nos ayudarán. Una es la concordancia, que enumera cada palabra en la Biblia. Bajo cada una de esas palabras hay un listado de pasajes bíblicos donde esa palabra aparece. A medida que vayas colocando los pasajes uno al lado del otro, te darás cuenta de cómo están interconectados.

Otra herramienta se llama «El tesoro del conocimiento de las Escrituras». Esta herramienta la vemos a lo largo de una Biblia de estudio cuando al pie de cada versículo se nos dan referencias que tienen algo que ver con el tema o el pasaje leído.

«U» — Usa lo que has leído en las
Escrituras para aplicarlo a tu vida actual.

Ahora sí nos hacemos la pregunta: ¿Y, entonces? ¿Qué se supone que debo hacer con lo que acabo de leer?

Luego de que estudies la Palabra de Dios, luego de que la leas, de que medites en ella, incluso de que la memorices, tienes que aplicarla a tu vida. Aquí hay algunas recomendaciones para que tomes nota:

  •  ¿Qué me dice este pasaje bíblico?
  •  ¿Qué quiere Dios que yo haga luego de haber leído Su Palabra?  
  •  ¿Tiene la cita bíblica que he leído alguna promesa que debo reclamar?
  •  ¿Existe aquí alguna instrucción que yo deba obedecer?
  •  ¿Existe alguna acción o personaje modelo en este pasaje que yo deba imitar?

Todo lo que leemos en la Palabra de Dios nos llama a algún tipo de respuesta, a que reaccionemos para dar gloria a nuestro Dios. Puede ser a que ejercitemos la fe en las promesas de Dios o en Su carácter, a que nos humillemos, a que reconozcamos nuestra necesidad de Él, a que confesemos un pecado, a que cambiemos nuestra equivocada manera de pensar. También puede ser a que exaltemos y adoremos a Dios quién se ha revelado a Sí mismo en las Escrituras, a que perdonemos a alguien que nos ha hecho daño, o a que vayamos y procuremos el perdón de alguien a quien hemos ofendido.

¡El punto principal del estudio de la Biblia es aplicar la verdad de la Palabra de Dios a tu propio corazón!

DESCARGA EL FREEBIE AQUÍ

Related Posts